UNA SEMANA POR TIERRAS ASTURIANAS Y CASTILLA Y LEÓN – CAPÍTULO I – SEVILLA-VILLASECA DE LACIANA-RIOLAGO-LUMAJO-VILLAGER DE LACIANA-VILLASECA DE LACIANA (PROVINCIA DE LEÓN)


CAPÍTULO  I – SEVILLA-VILLASECA DE LACIANA-RIOLAGO-LUMAJO-VILLAGER DE LACIANA-VILLASECA DE LACIANA (PROVINCIA DE LEÓN

Ir a 

Página Principal

Capítulo II

Introducción:

Este año ha sido raro, diferente y ojalá sólo se quede en este año y por fin para el último trimestre del presente o para el próximo año todo vuelva a la normalidad, ojalá que encuentren pronto una vacuna o una manera de erradicar ese maldito COVID que nos está afectando, por muchas razones:  por salud, por economía pero para los viajeros que es el tema que aquí me ocupa, espero que podamos realizar los sueños de viajes incumplidos este año.

Como ya nos habían cancelado dos viajes: uno en abril a Ibiza y otro en Junio a Canadá, temíamos planificar ningún otro no nos fuera a ocurrir lo mismo, por tanto cuando llegó el periodo vacacional, tuvimos que improvisar algo con nuestro propio vehículo a un lugar que no hubiera demasiados contagios.

Elegimos Asturias, por cumplir ese requisito, porque no queríamos salir de España, porque después de las circunstancias había que optar por el turismo nacional, porque al ser agosto, hace mucho más fresco que en nuestra ciudad, porque es una tierra maravillosa, porque tiene mucha naturaleza impresionante donde no correríamos tantos riesgos y a pesar de conocerla ambos, evidentemente no la habíamos recorrido entera y teníamos que volver alguna vez y ahora era el momento.

Claro que todo tiene sus ventajas e inconvenientes, eso mismo que se nos ocurrió a nosotros fue lo que pensó mucha gente y por ello descartamos una alternativa que barajamos en principio como la de alquilar una autocaravana, pero tras consultar con amigos campistas y caravaneros, nos recomendaron que no lo hiciéramos porque los campings estaban a tope, que sería mejor viajar con nuestro vehículo y alojarnos en hoteles.

Con menos de una semana de antelación a la fecha prevista, empezamos a planificarlo, teniendo bastantes problemas para encontrar alojamiento en los lugares que deseábamos, hubo  que ampliar el radio de búsqueda en algunos casos, en otros optar por hoteles bastante caros en relación calidad-precio, debido a la escasa oferta que quedaba y la premura, pero es lo que ha tocado este año.

Sí, es cierto había lugares que estaban más  masificados de lo que hubiéramos deseado y esperado pero procurábamos alejarnos de las multitudes y yendo siempre con la debida precaución y respetando las consejos y normas legales, hemos pasado una fantástica semana con un tiempo delicioso, a pesar de que íbamos buscando temperaturas más bajas y las encontramos más calurosas, suerte que no nos llovió ningún día.

Contrariamente a como me gusta viajar, con todo planificado y hoteles reservados, en esta ocasión en  principio sólo llevábamos alojamiento para las tres primeras noches, y el resto iríamos improvisando en función de la ruta, el tiempo, la aglomeración, los contagios, etc.

Por ello a las tres noches iniciales, dos en León y una en Asturias, reservamos otras tres más en Asturias.

Después de haber estado toda una semana visitando lugares de la zona occidental, cuando íbamos a cambiar, se avecinaban tormentas y lluvias y como no estamos acostumbrados y no nos gusta el mal tiempo para viajar, sobre todo para hacer excursiones, decidimos dejar la parte oriental para otra ocasión y marcharnos a otro lugar que tuviera buen tiempo y nos fuimos para León y la zona de Sanabria que nos cogía casi de paso para el viaje de regreso a nuestra casa.

Las pernoctaciones las hicimos en los siguientes hoteles y emplazamientos:

DÍA 1º) Martes 04/08/2020

Kilómetros aproximados recorridos y ruta del día:

749,00 (De casa al primer alojamiento) + 65,8 (Visitas turísticas a la llegada) =  814,8 kms. /  08:47 h de carretera.


Sobre las 07:10 de la mañana emprendimos el largo viaje de sur a norte por la ruta de la plata, autovía gratis casi en su totalidad salvo cerca del alojamiento que había algunos kilómetros por autopista de pago.
Hicimos varias paradas para desayunar, comer, descansos, gasolina.. y tras 755 kms. recorridos, llegamos al destino a las 15:48.
Una de esas paradas la hicimos a unos 34 kms. antes de llegar al Hotel La Mora, nuestro alojamiento para los dos primeros días, al salir de la Autopista AP 66 y tomar la carretera CL-626, nos topamos con este bonito paisaje, el Embalse de los Barrios de Luna con el puente del Ingeniero Carlos Fernández Casado.


Esta otra foto un poco más adelante, en el Mirador del Embalse.



Hotel La Mora

C/. La Ermita, s/n Carrasconte. Villaseca de Laciana – Villablino
Situado en plena naturaleza entre los valles de Laciana y Babia, los cuales están declarados reserva de la biosfera por la UNESCO, a 7 kms. de Villaseca de Laciana y frente al Santuario de Nuestra Señora de Carrasconte, se encontraba nuestro hotel.
Exteriores preciosos y con un bonito jardín pero a pesar de habernos dado la «suite» era muy modesto y antiguo, necesita una reforma y cambio de mobiliario.
 
Un hotel familiar, cuyos miembros todos muy agradables, atentos y serviciales y para todo lo que requerías sobre todo información turística de la zona.

Santuario de Carrasconte.

Nos aconsejaron que para aquella tarde y para no alejarnos mucho, podíamos ir a visitar algunos lugares que describo a continuación:

RIOLAGO

Riolago es un pequeño pueblo perteneciente al municipio de San Emiliano, antiguo Concejo de Babia de Abajo, o Babia de Yuso, León (España) 
Existen varios edificios de interés, destacando el Palacio de los Quiñones construido en el S.XVI aunque reformado en sucesivas etapas, siendo actualmente la Casa del Parque Natural de Babia y Luna y que pasa por ser uno de los edificios de arquitectura civil más relevantes de la montaña occidental de León. De la arquitectura religiosa se puede destacar la iglesia parroquial, consagrada a San Salvador, la Ermita del Cristo de la Puente y la Capilla de la Casa del Escribano.
Históricamente fue un pueblo que albergó un número considerable de cabezas de ganado, merinas y más recientemente vacuno. Lo cierto es que en la actualidad y, a consecuencia de las emigraciones, principalmente hacia la ciudad de León, apenas unas pocas familias conservan y explotan ganado.
Está habitado por unos 30 habitantes que residen en la citada población durante todo el año, si bien, como en la mayoría de los pueblos del norte de España, dichas cifras aumentan significativamente durante los meses de verano.

Calle Real de Riolago

Casa del Parque de Babia y Luna y Palacio de Quiñones


En la Casa del Parque tienen una cantina aunque  por estas fechas su interior se encuentra cerrado pero sí sirven en la terraza, con la cual hicimos una parada para tomar una bebida y disfrutamos de estas maravillosas vistas.

     
   

El pueblo al ser tan pequeño, te lo recorres rápidamente y nos marchamos a Lumajo.


LUMAJO

Lumajo es una localidad y pedanía perteneciente al municipio de Villablino, situado en la comarca de Laciana. Está situado en la LE-492, siendo el último pueblo de esta carretera.
El interés de llegar allí, más que nada era visitar una bonita cascada que nos dijeron que podíamos verla desde la carretera porque si había que caminar la dejaríamos ya que era nuestro primer día, habíamos madrugado mucho y estábamos cansados del viaje.

Cuando íbamos hacia el pueblo estamos pendientes a la derecha de la carretera, que justo en paralelo va el río Almuzarra, afluente del Sil y a unos 2,5 kilómetros antes de llegar al pueblo encontraríamos la cascada.
Pues no la llegamos a ver, parece ser que este ha sido muy seco y no llevaba mucha agua y la vegetación nos quitaba la visión desde la calzada.
Así llegamos al pueblo, hasta el final, donde termina la carretera y empieza una ruta de senderismo circular de 16 kms.  hacia el Pico Cornón.
No hicimos la ruta evidentemente, pero desde ese punto en alto teníamos estas fantásticas vistas.


Nos paramos en el pueblo para ver la fuente y el lavadero y aproveché para charlar con un señor muy amable que, a pesar de haber vivido muchos años fuera, estaba cogiendo agua de la fuente tal como  había hecho toda su vida antes de marcharse y nos indicó que podíamos ir a un pueblo cercano llamado Villager de Laciana para ver un hórreo que aunque rehabilitado, era quizás el único o de los pocos por aquellos contornos que mantenía el techo original vegetal y no de pizarra o tejas como estaban arreglando la mayoría.

   

Nos dirigimos a Villager de Laciana a unos, 14 kms. de Lumajo para ver el susodicho hórreo que, a pesar de las indicaciones bastante explícitas del señor, nos costó mucho trabajo encontrarlo.

Los hórreos de Villager son sin duda las construcciones más emblemáticas del pueblo, constan  de un cuerpo generalmente de planta cuadrada colocado sobre cuatro pegollos o pilares troncocónicos o troncopiramidales que lo elevan del suelo.

Cuando llegábamos casi al final del pueblo por la calle principal, en la calle paralela, Camino Real, vimos un techo que nos hizo parar el coche y acercarnos, pensábamos que estaba en la calle, libre para poder verlo por fuera, pero cual fue nuestra sorpresa que estaba en el interior de una vivienda y sus propietarios estaban  por allí. 

Llamamos su atención preguntándoles y nos hicieron pasar muy amablemente.  

Nos dejaron hacer fotografías y nos enseñaron su interior, que dedican a guardar aperos de labranza y de matanza, nos contaron que lo restauraron hace unos años por el último de los operarios que se dedica a ello por aquella zona, y casi de favor,  temen que cuando pasen unos años y tengan que hacerlo de nuevo no encuentren a personal que se dedique a ello y tengan que recurrir a la Junta, ya que casi todo el mundo que los restaura lo hace con teja, pizarra u otros materiales de construcción más fáciles de encontrar operarios que lo hagan.

Parece ser que es el único que hay por aquella zona restaurado como el original con techo de paja de centeno.

Hórreo con  techo restaurado con paja de centeno en Camino Real de Villager de Laciana

  

 

  

Cuando nos despedimos de la amable pareja tras estar charlando un rato con ellos subimos un poco más para ver las vistas desde el pueblo y pasamos por la ermita de San Lorenzo.
Vistas desde la Plaza del Postoiro, en Villager.

Con esto nos fuimos al Hotel a disfrutar de una buena cerveza en la terraza que acompañamos con unos ricos fisuelos, dulce típico del valle de laciana que nos deleitó la señora (perdón no recuerdo su nombre), estaban riquísimos aunque considero que al ser un dulce hubiera venido mejor con un café que con una cerveza pero era lo que la hora requería.
Fisuelos de Villaseca de Laciana

Este primer día cenamos en el restaurante del hotel, tenían un menú por 10€ que no estaba mal pero no nos gustó tanto como para repetir el siguiente día.

Ir a 

Página Principal

Capítulo II

Si quieres leer más visita: Fuente Original

Obten nuestras Ofertas Especiales
en tu email