Consejos para conducir y alquilar coche en Marruecos

Marruecos es un país muy interesante para viajar en coche. Por ello, si te decides a hacer un road trip, te damos los mejores consejos para conducir y alquilar coche en Marruecos.

Las carreteras, en general, se encuentran en buen estado. Conducir por ellas no es tan peligroso como se pinta, aunque es necesario extremar toda una serie de precauciones cuando decides apartarte de las autopistas o carreteras nacionales más transitadas.

Solo en coche podrás conocer los contrastes y singularidades de los diferentes territorios de este fascinante país.

Al conducir por Marruecos comprobarás que existen una serie de imágenes que se repiten. Es el caso de los gigantes graffitis pintados en pequeñas colinas o montañas.

El lema “Alá, patria y rey” es a Marruecos, lo que el toro de Osborne a España, está por todos lados.

Inscripciones que se repiten a lo largo de las carreteras de Marruecos "Alá, patria y rey"

“Publicidad institucional” en las carreteras

Las carreteras dejan un buen número de curiosidades, sobre todo al atravesar pequeñas localidades cuando los habitantes salen a saludar el paso de un coche o autobús repleto de “turistas”.

Otra constante en las carreteras marroquíes son las furgonetas sobrecargadas con balas de paja que ocupan todo el ancho de la carretera sin opción a adelantarlas.

También coches destartalados repletos de personas y animales, infinidad de peatones cruzando por los lugares más inverosímiles y las imágenes de mujeres lavando ropa o alfombras en los pequeños ríos.

Son instantáneas de lo cotidiano solo visibles si recorres el país en coche.

¡A ver si puedes adelantarme!

¡A ver si puedes adelantarme!

En nuestro último viaje por Marruecos, combinamos varias posibilidades de transporte.

Lo que en principio iba a ser un viaje utilizando solamente transporte público, derivó en un cambio de estrategia al decidir conducir y alquilar coche en Marruecos.

Después de varios días cruzando interminables carreteras en autobús de línea regular o compartiendo taxi, nuestro cuerpo y nuestra salud nos pidieron a gritos un viaje a nuestro aire, más cómodo y seguro.

Al menos, con el coche de alquiler, tendríamos la libertad de parar en los lugares que nos apeteciera, conducir tranquilamente e incluso adentrarnos por carreteras de película, olvidadas de la mano del hombre.

Conducir por Marruecos es seguro… y a veces delirante

Nuestra aventura de una semana en coche

Conducir por Marruecos es una arriesgada aventura a la que no podíamos renunciar.

Acabado el periplo del desierto decidimos continuar camino hasta Marrakeck, final de nuestro viaje.

Como no estaba en nuestra planificación inicial conducir y alquilar coche en Marruecos, vivimos una caótica aventura para conseguirlo.

En todas las empresas locales visitadas, los tenían alquilados. Además, en los pueblos o ciudades de nuestra ruta no existe ninguna sucursal de reconocidas empresas de alquiler por lo que no pudimos hacer reserva on line.

Gracias a la ayuda del taxista contratado para nuestra excursión por el Er Chebbi, conseguimos un coche para continuar la interesante ruta planificada.

Por ello, os recomendamos utilizar webs de reserva con antelación, os ahorraréis quebraderos de cabeza yendo a la búsqueda y captura de coche.

Al final la aventura salió bien y disfrutamos de una semana a nuestro aire por lugares casi olvidados por las rutas turísticas convencionales.

Día 1 Del desierto a Boulmane Dades

Alquilamos un coche en una pequeña localidad, Tinghir, situada en la N10 a unos cincuenta kilómetros de Boulmane Dades, nuestro destino por unos días.

El proceso de alquiler resultó fácil gracias a la ayuda de nuestro taxista quien consiguió un buen precio final. Además nos permitieron entregarlo en la sucursal que la empresa tiene en Marrakech sin coste adicional.

“No sabemos como hubiera resultado hacerlo sin él” por lo que volvemos a recomendar la seguridad de hacer reserva con antelación on line.

Nada más entrar en el coche, comenzó una nueva aventura en Marruecos. No es lo mismo viajar como pasajeros en un autobús, en un taxi o en un taxi compartido que hacerlo así, por tu cuenta.

Después de una larga hora de trayecto a través de paisajes desérticos y carreteras infinitas llegamos a Boulmane Dades para alojarnos en el bonito Ecolodge familiar de Lahcene, un reputado guía de montaña del valle del Dades.

Día 2. El Valle del Dades

Nuestro segundo día hicimos una ruta a través de la carretera R704, una joya para los apasionados de la conducción.

Carretera y Gargantas del Dades

La R704 transita paralela al río Dades, quien da nombre a un profundo valle en el corazón del país. Más conocido por sus impresionantes gargantas y por la espectacularidad de la carretera.

Pueblos con encanto, parajes de película, pequeños oasis, conocidos como “jardín” y una rica gastronomía nos acompañan en este día.

Día 3. Carretera R307, atravesamos el alto Atlas para llegar a Ouzoud

Con el nuevo día abandonamos el valle del Dades para continuar ruta hasta la pequeña localidad de Ouzoud, famosa por sus cascadas, las más altas de Marruecos.

Las recomendaciones de nuestro anfitrión en Boulmane Dades, nos llevan hasta la infernal e hipnótica carretera R307, una ínfima cicatriz que sobrevive en el Alto Atlas. Atravesar esta carretera, de no más de sesenta kilómetros, nos costó casi cuatro. ¡Bendita carretera!

Una indescriptible sensación de libertad nos invade. Conducimos impactados por los paisajes, por la sensación de ser los únicos seres vivos de la tierra.

Mientras atravesamos esta “carretera” pudo escuchar mi miedo, las aceleradas pulsaciones de mi corazón, y al contrario de temor, todo ello me ha hecho sentir feliz.

Estas son las ventajas de conducir y alquilar un coche en Marruecos, descubres parajes que de otra manera, solo puedes soñar con verlos en alguna fotografía o documental.

La elección del tipo de coche ha sido clave para este road trip, cualquier modelo no puede atravesar carreteras de este calibre.

Conducir por la R307, una arriesgada y emocionante aventura

El Alto Atlas no puede, ni debe, ser descrito con palabras, hay que verlo en directo. Constantes cambios de luz y un interesante juego de matices de una infinita paleta de colores.

Diferentes texturas combinan a la perfección en las altas montañas del mítico Atlas. De vez en cuando, solitarias aldeas recuerdan que por aquí también fluye vida humana.

La carretera atraviesa pequeños pueblos de montaña, muy codiciados por el turismo interior y de aventura. Sin saberlo, recorremos las entrañas de uno de los Geoparques más espectaculares del país, el de Mgoun.

Nos sentimos afortunados por este descubrimiento, a pesar del miedo sentido a lo largo de los setenta kilómetros recorridos en la R307. La mayoría de los tramos estaban en un pésimo estado de conservación debido a las lluvias caídas.

La velocidad media de este trayecto ha sido de unos 30 kilómetros por hora. ¡Realmente impresionante!

Antes de llegar a Ouzoud, hacemos una rápida visita a la ciudad de Demnat, donde finaliza la R307. Una desconocida joya en las guías turísticas convencionales.

Merece la pena perderse por su vieja medina de origen judío y acercarse al paraje de Imi n ifri (puente natural sobre una gruta y cascadas), monumento natural de interés Biológico y Ecológico muy apreciado por el turismo local.

Mirador de las Cascadas del río Ouzoud

Día 4. Ouzoud

Tras el cansado trayecto del día anterior, desconectamos de coche y carretera.

El día transcurre entre paseos, animadas charlas y rica gastronomía en este pequeña aldea famosa por sus cascadas, las más altas de Marruecos y por su aceite de oliva.

Día 5. De Ouzoud a las cascadas del río Oum el Rbía por el medio Atlas

Una ruta de más de dos kilómetros (ida y vuelta) nos lleva a conocer el Parque Nacional de Jenifra (Khenifrá). Ha merecido la pena conducir tanto para disfrutar de otro de los maravillosos parajes naturales de Marruecos.

Nuevo día de carreteras imposibles a través de montañas que dejan sin respiración, curvas imposibles, adelantamientos de infarto y momento mágicos como el vivido en la localidad de Afourer.

Justo al llegar, se celebraba Le fantasie, espectáculo tradicional marroquí. Una combinación de carreras de caballos, pólvora, ruido y mucha emoción.

Le fantasie de Afourer

Pero el plato estrella de la jornada son las magníficas surgentes del río Oum el Rbía y el entorno rural que las rodea.

Fuentes del río Oum er Rbia

Día 6. Nos vamos de boda bereber

La mañana del sexto día de nuestro road trip por el corazón del Medio Atlas nos lleva hasta una aldea a pocos kilómetros de Ouzoud, Tanaghmelt, preciosa joya de adobe de ricas tradiciones bereberes.

La tarde nos depara una sorpresa, estamos invitados a una boda berebere a la que asistimos encantados. La aceptación nos supone un nuevo desplazamiento de más de cien kilómetros hasta la localidad de Ouaouizeght.

El cómodo coche y la insistencia de nuestros anfitriones nos lleva a vivir una de las jornadas más bonitas de nuestro periplo marroquí. Si viajas a este país, ¡tienes que vivir una boda bereber!

Día 7. De Ouzoud a Marrakech

El último día de nuestro road trip recorremos más de cien kilómetros por una plácida carretera. Nada de pronunciadas curvas. Una ruta tranquila salpicada de pueblos y pequeñas ciudades.

El caos regresa en cuanto entramos en Marrakech. Bendita locura de ciudad para el conductor que se adentra en ella sin saber lo que le viene encima.

Por suerte, los tres últimos días de nuestro viaje son un recorrido pausado por esta ciudad. Dejamos el coche aparcado en el hotel y la propia compañía se encargó de venir a buscarlo.

Marrakech, ¡Bendita locura!

Sentimos un poco de vergüenza al devolverlo tan sucio. El impoluto coche de color blanco entregado días antes, luce ahora un desgastado color marrón, fruto del barro y del polvo del camino. Hemos tenido suerte y la compañía ¡no nos ha cobrado ningún recargo!

Tras esta inolvidable aventura, podemos asegurar que alquilar un coche fue una de las decisiones más acertadas en nuestro viaje de veinte días por el país vecino.

Vídeo del road trip por Marruecos

Tips para conducir y alquilar coche en Marruecos

Si al viajar a Marruecos decides alquilar un coche, en vez de llevar el tuyo o utilizar el transporte público, ten en cuenta estos consejos:

 – Utiliza una plataforma de alquiler de coches segura. Reserva con antelación para no tener desagradables sorpresas.

En caso de no tener opciones para reservar un coche on line en la fecha que lo necesites, pregunta en el hotel donde te alojas seguro que te aconsejan bien.

– Imprescindible a la hora de alquilar el coche es tener en cuenta el itinerario que vas a realizar en Marruecos, las zonas elegidas en tu viaje y la comodidad que necesites.

Si viajas por el Sur o por el Atlas elige un modelo 4X4 o similar. Las carreteras son meros espejismos por estas zonas. La dura orografía, el clima y el abandono hacen acto de presencia en la mitad sur de Marruecos.

– Si vas a dedicar más tiempo a visitar ciudades, alquila un coche urbano, más pequeño, que se adapte al trazado caótico de las ciudades marroquís. Si tu viaje es más aventurero, elige una camper o algo similar.

Sea el tipo de viaje en coche que quieras hacer, te aconsejamos una tranquila comparativa de precios para conseguir la opción que mejor se adapta a tus necesidades.

A la hora de alquilar un coche en Marruecos ten en cuenta por dónde transitarás

¿Qué necesitas para conducir por Marruecos?

Con el permiso de conducir español ya es suficiente. En nuestro caso nos pusimos los dos como conductores para poder reemplazarnos al volante cuando así lo necesitábamos.

Carmelo maneja bien en las carreteras de curvas y alta montaña, yo prefiero las carreteras convencionales, nacionales y las ciudades.

El alquiler del coche incluye un seguro, de ti dependerá la modalidad que elijas, pero te recomendamos uno a todo riesgo. No eleva mucho el precio por día y quedas cubierto ante cualquier incidente por pequeño que sea.

En Marruecos todo es posible, no viene de más estar cubiertos al 100%.

¿Es seguro conducir y alquilar coche en Marruecos?

Eterna pregunta de todo aquel que se decide a cruzar las carreteras del vecino país.

Desde nuestra experiencia, podemos decir que sí. Conducir y alquilar coche en Marruecos es seguro, tan solo hay que tener en cuenta una serie de indicaciones:

Pon todos tus sentidos al volante. En general, las normas no se respetan. Ante ti pueden salir peatones, perros, burros y un sinfín de elementos con los que no estamos familiarizados en Europa.

De la nada pueden salir  peatones, motos, animales … y fascinantes paisajes

Los adelantamientos son de aúpa, si conduces por montaña extrema las precauciones. Deja pasar a todo el que pretenda adelantarte, ¡aunque esté prohibido!

Hay muchos controles de radar. Respeta la velocidad máxima señalada en la carretera, no te la juegues por ahorrar tiempo o ir rápido.

– Si te para la policía no te pongas nervioso. A nosotros nos pararon varias veces. No tuvimos mayor problema, eran controles rutinarios en carreteras secundarias. No hemos tenido ningún percance de petición de dinero, ni nada parecido.

Al contrario, la policía ha sido amable y si les hablas en francés, pues mucho mejor.

– Coge las autopistas siempre que puedas, evitarás largos recorridos por vías secundarias, posiblemente pierdas el encanto de atravesar curiosas localidades o parajes inhóspitos, pero ganarás en seguridad y comodidad.

– En las grandes ciudades encontrarás el típico aparcacoches que la mayoría de las veces es un “conseguidor”. Lo mismo te da la dirección de un restaurante, de un hotel o te ayuda a conseguir un taxi.

No intentes regatear ni discutir, dale unos dihrams después de aparcar y problema solucionado. ¡tu coche no lo tocará nadie!

– Las grandes ciudades de Marruecos son un caos circulatorio. Las entradas y salidas suelen estar colapsadas. Las rotondas son un mundo aparte, intenta dar la prioridad al que ya está dentro.

Las grandes ciudades son un caos para el conductor europeo ¡No te desanimes!

– Los peatones arriesgan sus vidas cruzando por los lugares más inverosímiles.

Te cruzaras bicis, motos, burros, carros, todo a la vez, haciendo giros, contra direcciones y todos los movimientos posibles. ¡Ten paciencia y mil ojos!

Tal como decía mi padre: “allá donde fueres, haz lo que vieres” por lo tanto, conduce como lo hacen ellos, tira “palante” y a rezar.

– No dejes nada de valor en el coche e intenta aparcar en un lugar transitado. En las ciudades, mete el coche en los aparcamientos privados, no son caros y están vigilados.

– Si tienes que echar gasolina, hazlo en las poblaciones más grandes. Normalmente aceptan VISA, pero lleva dinero en efectivo por si acaso.

A parte de todos estos consejos, solo nos queda decirte que utilices el sentido común. Siempre te salvará de cualquier percance mientras conduces.

Y tú ¿Has tenido alguna buena o mala experiencia? Si te ha gustado este artículo te animamos a compartirlo y/o dejar tus comentarios.

Nota de autora: Algunos de los enlaces de este artículo incluyen enlaces de afiliados. Gracias a este sistema podemos seguir adelante con el mantenimiento del blog y con nuestro proyecto viajero.

La entrada Consejos para conducir y alquilar coche en Marruecos aparece primero en Dónde Vamos Eva – Blog de viajes.

Si quieres leer más visita: Fuente Original

Obten nuestras Ofertas Especiales
en tu email