Bienvenidos al Palacio de Laredo

Madrid es una caja de sorpresas no sólo para turistas (el año pasado acogimos a más de seis millones) sino también para los propios madrileños, que aún nos sorprendemos a nosotros mismos dándonos cuenta de la de lugares que nos quedan por conocer en nuestra propia casa. En ese sentido, alabamos de corazón cada propuesta diferente que nos ayude a conocer nuestra ciudad. Definitivamente, entre estos proyectos una de las mejores iniciativas creadas por la Comunidad de Madrid es Bienvenidos a Palacio , que ya lleva seis ediciones. Su capacidad de convocatoria es tal que cada año, el día que se da el pistoletazo de salida para la reserva previa de plazas, la web se colapsa y son muchos los que se las ven y se las desean para lograr coger hueco. Pero ¿en qué consiste realmente esta bonita iniciativa?

El programa permite acercarnos a una experiencia única: tener acceso a cerca de 30 inmuebles, generalmente palacios y palacetes, que tienen el acceso restringido porque suelen ser sedes de organismos oficiales. En la edición de este año, entre Abril de 2019 y Enero de 2020, son 12.000 los afortunados que podrán disfrutar de viviendas excepcionales cuyos interiores no se abren normalmente al público. Entre ellos, palacios como el del Duque de Santoña, el de los Marqueses de Argüeso, el de Godoy, el de Zurbano, el de la Duquesa de Parcent, el Parque Florido o el Palacio de Viana.

Las visitas guiadas no son los únicos eventos que se organizan ya que también se celebran conciertos de cámara, conferencias y hasta visitas teatralizadas como la del Palacio de Fernán Núñez, sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles y donde se recrea cómo era la vida antaño dentro de este edificio señorial. Es por tanto una manera de lo más amena de acercarse a estos edificios históricos de los que debemos tan orgullosos sentirnos.

Palacio Laredo Alcala Henares

Nosotros en esta ocasión tuvimos la suerte de que nos tocaran dos plazas para la visita del Palacio de Laredo de Alcalá de Henares. Curiosa coincidencia ya que habíamos ido numerosas veces a Alcalá (¿recuerdas cuando le dedicamos a esta bonita ciudad el artículo Mercado Cervantino: el mercado medieval más grande de Europa?) y habíamos pasado muchas veces por delante del palacio al caminar por el Paseo de la Estación, admirándonos de la vistosidad de su fachada, especialmente el torreón y el minarete con el reloj. Pues bien: ya era hora de conocerlo por dentro y aprender un poquito más de lo que hay detrás de tan original edificio. Y qué mejor que una completísima visita guiada.

Así que allí estábamos Juan y yo a primera hora de un domingo cualquiera, fieles a nuestra cita cultural. Si vienes de visita desde fuera de Madrid, alquilar un coche e incluir a Alcalá de Henares dentro de una ruta por los alrededores de la capital puede ser una buenísima idea. Sobre todo teniendo en cuenta lo que ofrece a nivel cultural la ciudad de Cervantes y a nivel gastronómico, lo bien que puedes tapear en la multitud de bares y restaurantes que compiten por ver quién da más a mejor precio.

Palacio Laredo

Al Palacio de Laredo, que data del año 1882, se le conoce también como Quinta La Gloria ya que en realidad era eso: una quinta de recreo. Es decir, que el origen aristocrático del que gozaban otros palacios de Madrid en este caso era inexistente. Su ubicación también tiene una explicación: en el siglo XIX llegaba el ferrocarril a Alcalá de Henares. Se construye a las afueras (las afueras de entonces, claro) la estación de tren que aún perdura y que se uniría con el centro histórico mediante un paseo que atravesaría las eras de San Isidro. Y es en esta dehesa donde las familias adineradas deciden construir sus quintas de vacaciones. Las grandes mansiones (grandes en sentido literal, el Palacio de Laredo sólo conserva un 10% de su terreno inicial) estaban separadas por enormes arboledas, lo que preservaba su intimidad, por lo que este área residencial estaba muy codiciada.

Ahora el paisaje que rodea al Palacio de Laredo es bien distinto ya que en el siglo XX se dispara la industrialización y en algún lugar había que alojar a los miles de trabajadores, seccionándose la mayor parte de estas amplias parcelas y construyéndose edificios más modernos. Por dicho motivo, el Palacio de Laredo y su exótica fachada neomudéjar destaca tanto en la avenida y llama tanto la atención de los paseantes.

Podéis ver cómo era la situación de Alcalá en la fantástica maqueta de aquí abajo…

Palacio Laredo Alcala

El dueño del Palacio de Laredo (y quien da nombre a la mansión) fue el alavés Manuel José de Laredo y Ordoño, quien llegó a convertirse en concejal y después alcalde de Alcalá de Henares. Siendo niño se trasladó con su familia a Madrid y se le obligó a estudiar Derecho ya que su padre era juez. Sin embargo, pronto se olvidó de la abogacía para dedicarse a sus auténticas pasiones: la pintura y la arquitectura. Pasiones que quedarían marcadas de por vida en la casa de sus sueños, en la que invirtió toda su ilusión y fortuna, hasta el punto de hipotecarse tres veces. Y además, lo hizo reivindicando un estilo y unas costumbres arquitectónicas que se estaban perdiendo, convirtiéndose en un rara avis de su época. En realidad, seguía los pasos de William Morris, uno de los grandes diseñadores del siglo XIX, y líder del movimiento Arts and Crafts. Algunos de vosotros acaso no hayáis escuchado nunca nada acerca de esta corriente artística que se inspiraba en el gótico rural británico pero influyó enormemente en Laredo, como se puede comprobar en la importancia que se dio a la madera para la construcción.

Palacio Laredo

Otra de las grandes inspiraciones para el diseño del Palacio de Laredo fue la arqueología: ya desde la época de Carlos III, siendo este rey de Nápoles, comienzan a llenarse los palacetes europeos de piezas, estatuas y bustos encontrados en excavaciones de los antiguos imperios griego y romano. Laredo era un gran coleccionista e intentó atesorar todo lo que pudo. Y lo hizo a lo grande, llegando a traerse artesonados completos, no creáis que se limitaba a un par de jarroncitos. Laredo era una persona muy culta, que había leído miles de libros, y este ansia extremo por el aprendizaje quedó patente en la que sería su casa.

Pero ¿cómo llegó este impactante edificio a manos de la Universidad de Alcalá? Dos años antes de fallecer en Madrid, Laredo se vio obligado a venderlo al prestamista suizo Lardet, acabando tras la Guerra Civil en manos de la familia Duque, que decidió fraccionar la finca, aunque teniendo el buen criterio de mantener el palacete, que fue cedido al Ayuntamiento. Sin embargo, la casa gubernamental se encontraba así con un regalo envenenado, ya que no contaba con medios ni dinero para conservar semejante monumento. Es algo que ocurre muy a menudo en nuestro país: muchos castillos pasan de los ayuntamientos a las comunidades autónomas y de ahí a Hacienda, quien se acaba ocupando de su gestión. En este caso, se cedió el mantenimiento a la Universidad, quien realizó una concienzuda restauración en los años 90. Y así pasó a convertirse en el Museo Cisneriano (dedicado al Cardenal Cisneros, fundador de la Universidad) y sede de determinados eventos. En cualquier caso, uno de los edificios más bonitos de la Comunidad de Madrid, no sólo de Alcalá de Henares.

Curiosamente, el palacio nunca se concibió como una vivienda (aunque hay dos pequeñas estancias destinadas a Laredo y su hija) sino como una brillante galería en la que el artista pudiera mostrar a amigos y conocidos sus creaciones: un inmenso catálogo de artes decorativas. Y eso pese a que Laredo apenas vivió aquí unos pocos meses.

Una de las estancias más bonitas es la Sala Árabe (aunque debiera mejor llamarse Sala Nazarí), con un zócalo de azulejos del siglo XV que se encontraba en el palacio de Pedro I el Cruel. Laredo, amante apasionado de la Historia, tenía un especial interés en la Baja Edad Media, tanto cristiana como musulmana. Se inspiró en La Alhambra para la decoración de las yeserías: un trabajo de chinos.

Sala Arabe Palacio Laredo

Sala Arabe Palacio Laredo Alcala

Es curiosa la variedad que se puede encontrar en el interior del palacio cuando descubrimos que justo al lado tenemos una sala de inspiración victoriana, con su espejo, arcos apuntados y vidrieras. Laredo se confesaba un seguidor incansable de las corrientes arquitectónicas británicas (algo no muy habitual en dicha época, teniendo en cuenta la rivalidad existente entre España y Gran Bretaña, tras siglos de disputas entre españoles e ingleses, buscando dominar el mundo).

Aún se conserva también una terraza-galería, aunque ahora en vez de árboles, nos rodean edificios de cristal y hormigón. A Laredo le encantaba organizar excursiones arqueológicas buscando ruinas y de Loranca de Tajuña (Guadalajara) se trajo unas columnas que son las que actualmente aquí se ven. Pertenecen a una penitenciaría jesuítica que se abandonó en el siglo XVIII. La terraza se sitúa sobre la planta sótano, donde se encontraban las «estancias prácticas» de la casa, como la cocina o la sala de calderas. Al contrario que en otras casonas, el servicio aquí vive también en el sótano, quizás porque a Laredo le importaba más el sentido estético y se reservaba las plantas altas para él. Además, emulaba a sus idolatrados aristócratas británicos, intentando mezclarse lo menos posible con doncellas y criados.

Palacio Laredo
Detalle de un dragón en la fachada del palacio

En el Palacio de Laredo se exponen las Biblias Políglotas. La Biblia inicial fue escrita en arameo, una lengua hebrea; después se traduciría al griego, de ahí al latín y posteriormente a las lenguas romances. Cuando se inventó la imprenta, constituyó una revolución absoluta para el mundo literario (como el que supuso siglos después para el tecnológico la aparición de internet). De ese modo, el 20% de la población que no era analfabeta podía acceder a los libros a unos precios asequibles: hasta entonces estaban reservados a sólo unos pocos privilegiados como clérigos o nobles. Y de aquellas primeras imprentas surgieron estas biblias que aquí se guardan: se editaron cerca de 600 en el mundo y apenas ha sobrevivido un centenar.

La sala que más nos gustó de todas ¡porque es sencillamente magnífica! es el Salón de Reyes, situado bajo el gran torreón. A excepción del mobiliario, todo lo que ves a tu alrededor es obra de Laredo. Maravillosos los retratos al óleo de los monarcas castellanos que reinaron entre Alfonso XI y Carlos I. Tiene la curiosidad de contar con una cúpula en la que se representa el firmamento y los signos zodiacales y que es uno de los planetarios más antiguos del mundo, del siglo XIV más concretamente. Y el detalle de que el propio autor se autorretrató entre los reyes, haciendo gala de su egocentrismo.

Palacio Laredo Salon Reyes

Para acabar la visita, unos escalones nos llevan a los dormitorios de Laredo y su hija Natalia, ambos junto a un aseo que era toda una modernidad para su época: se conservan muy pocos baños del siglo XIX. Ya en el exterior, se conserva uno de los pocos jardines de estilo romántico que quedan en Alcalá, con tesoros como parte de una columna romana o dos sarcófagos visigodos.

La Universidad de Alcalá organiza visitas guiadas al Palacio de Laredo

HORARIOS: Sábados, domingos y festivos: 10:30, 11:30, 12:30, 13:30, 16:30, 17:30, 18:30, 19:30. Lunes a Viernes: Las visitas realizadas de lunes a viernes se gestionarán siempre en combinación con el Colegio Mayor y la Capilla de San Ildefonso, requiriéndose un mínimo de 5 personas.

La entrada se adquirirá minutos antes de las horas establecidas en el Colegio Mayor de San Ildefonso.

TARIFAS: Las entradas se gestionan desde el Colegio Mayor de San Ildefonso. A partir de 2,5 € la tarifa básica y 2 € la entrada reducida. También disponen de tarifas para grupos y entradas combinadas con visitas a otras dependencias y edificios de la Universidad.

Más información en visitasalcala.es

Emailvisitas.guiadas@uah.es

Recuerda que puedes alquilar coche y así aprovechar para recorrer el Corredor del Henares, donde aún se conservan varios castillos en la zona de Guadalajara.

The post Bienvenidos al Palacio de Laredo appeared first on Mil y un viajes por el mundo.

Si quieres leer más visita: Fuente Original

Obten nuestras Ofertas Especiales
en tu email