6 DÍAS POR S.DE CAZORLA, LAG.DE RUIDERA, CUENCA Y PROV. – CAPÍTULO II – SIERRA DE CAZORLA (ARROYO FRÍO-RUTA DE SENDERISMO POR EL RÍO BOROSA-PANTANO DEL TRANCO-ARROYO FRÍO).

CAPÍTULO   II – SIERRA DE CAZORLA (ARROYO FRÍO-RUTA DE SENDERISMO POR EL RÍO BOROSA-PANTANO DEL TRANCO-ARROYO FRÍO).


Ir a 

Página Principal
Capítulo I

Capítulo III

DÍA 2º)  Viernes 26/09/2020

Salimos del hotel y nos fuimos directos al centro de interpretación por la carretera asfaltada que atraviesa la Sierra desde Cazorla hasta EL PANTANO DEL TRANCO. 

A tan sólo 10 km. de Arroyo Frío, en el antiguo km 17 de dicha carretera (A-319, Km. 48,8) se encuentra LA TORRE DEL VINAGRE, Centro de Visitantes. 

Aun era temprano y no abrían hasta las 10:00, con lo que tuvimos que esperar un rato, aunque la verdad, casi para nada, ya que actualmente por el COVID no dan folletos en papel con el mapa de la ruta, nos tuvimos que apañar con la información que llevaba en el móvil y la tablet bajada de Internet, porque no puedes confiar de ir mirando la ruta en tiempo real por Google al haber tramos donde no hay cobertura.

Aunque no era difícil y no tiene pérdida, me gusta ir mirando mi folleto que me explique el desnivel, ver en que punto nos encontramos, etc. no me gusta usar el móvil en estos lugares más que nada porque también lo uso de cámara fotográfica y temo quedarme sin batería para un caso de necesidad y la tablet no es tan cómoda como usar un papel que te lo metes un bolsillo cuando no lo necesitas, bueno, es mi opinión.

El Centro está dotado de distintas salas donde se recrea la vida de la fauna y flora de la sierra de Cazorla, Segura y las Villas, dispone además de sala de conferencias y medios audiovisuales sobre el Parque Natural. 

Junto al Centro de Interpretación se encuentra un interesante «Jardín Botánico» donde están representadas la mayoría de las especies leñosas del Parque, incluidas las endémicas.

Le dimos una vuelta al museo, que ya conocíamos y al jardín botánico que está justo al lado.

De las muchas rutas existentes en la sierra de Cazorla, decidimos hacer la de la «Cerrada de Elías-Nacimiento del Borosa-Laguna de Valdeazores o Laguna de Aguas Negras» porque es de las más bonitas y famosas, que luego nos arrepentiríamos por lo que más tarde explicaré.
El río Borosa es un pequeño afluente del río Guadalquivir, que nace en la Sierra de Cazorla (Jaén), concretamente en la laguna de Aguas Negras, dentro del Parque Natural, el mayor espacio protegido de España y el segundo de Europa. 
Se trata de una de las rutas mas bellas de esta sierra y sin duda la más famosa. No es recomendable hacerla en verano porque es bastante larga y el calor de la sierra y los pocos puntos de sombra en algunos tramos puede llegar a ser asfixiante, aunque siempre te puedes dar un remojón en el río (pese a estar prohibido).
Como he comentado antes, la ruta es bastante larga, para hacerla en su totalidad tiene 22 kms. de distancia entre ida y vuelta, con una duración estimada de 7 horas, pero claro cada uno puede volverse cuando quiera.
Tengo que aclarar que hace casi 19 años, sí la hicimos completa, pero…. fuimos con un grupo de amigos senderistas y acostumbrados a caminar, para nosotros era nuestra primera ruta de senderismo, yo concretamente no llevaba el calzado ni la ropa adecuada, por desconocimiento evidentemente, amenazaba con llover y porté impermeable y paraguas, mochila con bocadillo, agua y no se cuantas cosas más. Nuestros amigos dieron por hecho que nosotros sabíamos cuales eran las reglas mínimas de un senderista y tampoco nos explicaron la ruta con la distancia y dificultad, además, al ser invierno nos llevaron deprisa y corriendo porque al ser tan larga, si nos retrasábamos nos podría anochecer a la vuelta. 
Explico esto para que os hagáis una idea del mal recuerdo que guardo de esa ruta, lo pasé fatal, me dolían un montón los pies, volví con importantes ampollas, no veía el momento de llegar al hotel, quitarme los zapatos y meterme en la bañera a relajarme.


Entremezclados con ese mal recuerdo, también estaban otros muy bonitos, los paisajes tan maravillosos por los que pasamos y casi no nos daban tiempo para disfrutarlos o fotografiarlos.

Sabíamos que volveríamos alguna vez más a repetirla, si no completa, al menos parte de ella, solo que ahora un poco más mayores, pero a la vez más acostumbrados al senderismo.

Las ganas nos llevó a hacerla en este momento, pero creo que tampoco escogimos el mejor, en primer lugar porque yo hacía tres meses que me había operado del pie (por cuarta vez) y no estaba al cien por cien para caminar mucho y en segundo lugar, porque elegimos una semana de vacaciones buscando naturaleza y lugares no masificados para huir del COVID y cual fue nuestra sorpresa que eso fue lo pensó todo el mundo y sin pensarlo, coincidió en un sábado, día soleado y claro, con una temperatura fantástica y la gente con muchas ganas de salir después del confinamiento y temiendo otro, buscamos lo mismo, permanecer al aire libre.

La ruta, en sus tramos más estrechos, era una fila india, imposible de mantener distancias, si la dejabas entre el senderista que iba delante se te colaba alguno aprovechando el hueco y tenías que estar todo el rato discutiendo o pasar del tema y echarle el doble de tiempo a la ruta, esos eran los motivos a los que me refería antes cuando dije que nos arrepentimos de coger esta ruta tan popular.

Datos técnicos:

– Ruta: A pie

– Distancia: 22 km. (ida y vuelta).

– Tiempo: 7 horas (ida y vuelta).

– Dificultad técnica: Moderado.

– Circular: Sí.

– Desnivel Acumulado Subiendo: 1.533 m.

– Desnivel Acumulado Bajando: 1.533 m.

– Altitud Máxima: 1.291 m.

– Altitud Mínima: 512 m.

– Recomendaciones: Llevar agua, vestimenta y calzado adecuados. Linterna. Protección solar en el verano.

Frente a LA TORRE DEL VINAGRE sale una carretera hasta el Centro de Interpretación Fluvial del río Borosa, que se encuentra ubicada junto a la Piscifactoría del mismo nombre. 
Este centro recoge los tramos alto, medio y bajo del río y muestra el ecosistema ripario, del cual es muy rico este Parque Natural, asimismo encontraremos información sobre las antiguas actividades relacionadas con el transporte de la madera por el río (los pineros).

Ahí no entramos pero sí aprovechamos su zona de aparcamiento para dejar el vehículo para comenzar nuestra ruta. El parking estaba lleno, ya ahí intuimos que iba a estar más masificada de lo que hubiéramos esperado y deseado.

He tomado este planito de Internet bastante gráfico por si queréis hacer alguna vez la ruta.

La primera parte del itinerario transcurre por una ancha pista forestal junto al cauce del río por su margen derecha al que enseguida, se le une el ARROYO DE LAS TRUCHAS

  

  

  

  

  

A 3,1 kms. llegamos al punto llamado el Pliegue del río Borosa, que cruzamos por el Puente de los Caracolillos, primera vez de las diversas veces que lo hacemos a lo largo del recorrido, cambiando al margen y continuando junto del río .
El nombre viene de que la roca que aparece alrededor, muestra una curiosa estructura, una serie de capas rocosas en forma semicircular, en geología se denomina «estrato» y a todo este conjunto curvas o «pliegue».
Este pliegue está catalogado como uno de los Georrecursos de Andalucía en los que podemos ver parte de la historia de la Tierra.

 

  


Llegamos a un punto en el que nos encontramos este cartel que pone «Cerrada de Elias», es justo aquí donde hay una bifurcación y el camino de divide hacia derecha e izquierda, juntándose ambos al terminar la Cerrada de Elías, podríamos decir que este tramo es circular. 
Normalmente se hace la ruta siempre por el camino de la derecha a la ida y el mismo a la vuelta porque es el más bonito, pero debido a lo angosto de estos caminos en algunos tramos, y ahora debido a la obligación de mantener la distancia por COVID, está prohibido hacer el regreso por el mismo sitio, aunque en realidad no hay nada que lo prohíba, nosotros lo sabemos porque nos lo advirtieron en el centro de visitantes y como por la hora, casi nadie estaba de regreso, difícilmente nos encontramos gente por los estrechos senderos haciendo el camino de vuelta.

La Cerrada de elías es la parte más interesante del recorrido, existiendo unas pasarelas de madera enmarcadas en paredes de roca por encima de las aguas del Borosa. 
Se trata de un encañonamiento natural del río por la que transcurre una antigua senda de pescadores de gran riqueza geológica y vegetal digna de toda atención, esta impresionante vegetación junto a la contínua presencia del río y sus fuentes, hacen de este tramo un paseo inolvidable.
  


  

  

  

  

La Cerrada de Elías se trata de un encañonamiento del río por donde discurre una antigua senda de pescadores de gran riqueza geológica, vegetal y visual. 
Una vez se sale del cañón, vuelves a la pista forestal que dejamos antes de entrar donde iniciamos la ruta. En este punto habremos recorrido 4,2 kms. y el camino empieza a hacerse más duro. 
Hasta ahora el camino ha sido todo llano y vas resguardado entre la vegetación, pero ahora las sombras brillan por su ausencia y el desnivel empieza a notarse cada vez más .

 

Un poco antes de llegar a la Central eléctrica, decidimos retornar y esta vez, el tramo de la Cerrada de Elías evitamos pasarlo por las pasarelas.

Aunque era un poco más largo, lo hicimos por la pista forestal tal como nos dijeron en la Torre del Vinagre y que como expliqué anteriormente se une en este punto. 
Allí aprovechamos para tomarnos un bocadillo y un poco de descanso hasta llegar al final de la ruta donde decidimos comer en un restaurante.


Casi al final de la ruta, como podéis ver en la foto de abajo de Google, nos desviamos un poco porque vimos un cartel del Restaurante Los Monteros, donde publicitaban productos típicos de la zona y si queríamos probarlos tenía que ser ahora, ya que la cena la teníamos incluida en el hotel y al día siguiente nos marcharíamos de Cazorla.


Tuvimos suerte, porque era temprano, y solo quedaba una mesa libre para dos personas en la terraza, aunque no teníamos mucha hambre por el bocadillo que nos habíamos comido, pedimos un plato de Rin Ran, que se trata de un guiso de atún con patatas, migas de bacalao y pimientos, puede ir acompañado de aceitunas verdes o negras y unas rebanadas de pan y con huevo duro, se puede comer tanto frío como caliente, aquí nos lo sirvieron templado.

Y después terminamos con unas exquisitas chuletitas de cordero segureño.


Ya comidos retornamos al coche y salimos de nuevo a la carretera, la A-319 con intención de ir parándonos en los diversos miradores para ver el Pantano del Tranco.
Justo a 12,4 kms. del Centro de visitante la Torre del Vinagre, nos paramos en el primero de ellos, el de «Félix Rodríguez de la Fuente»


Desde este mirador teníamos la oportunidad de contemplar una bella panorámica del embalse de Tranco.
También se divisaba la isla de Bujaraiza, en la que se encuentra el castillo de Bujaraiza y la isla Cabeza de la Viña.


La época habitual de la Berrea comienza a mediados de septiembre y termina a mediados de octubre, por lo tanto estábamos en el momento ideal para ver alguna. Las zonas donde la berrea es especialmente intensa son varias. 

Cuando llegamos al mirador había un señor, que aseguraba que era uno de esos lugares idóneos para verlas, aún era pronto pero si nos marchábamos perderíamos el sitio ya que un poco más tarde comenzaría a llenarse aquello.
Atendimos a los consejos del señor conocedor de la zona y esperamos pacientemente, sí es cierto que escuchamos algunos berridos de los machos bastante fuertes en su afán de conseguir un harén de hembras tras luchar con otros ciervos y vimos muchos de ellos pero la distancia era un poco lejos para mí, algo más aceptable si usábamos los prismáticos.
Estuvimos allí algo más de una hora esperando (hasta pasadas las 18:00 horas) pero pensamos que no se acercarían más porque había muchos senderistas, posiblemente curiosos como nosotros para ver las berreas, pero justo en la zona que ellos se pondrían o tal vez organizadores de eventos llevando allí a los turistas para divisarlas desde más cerca que nosotros. También pasó varias veces un trenecito turístico que hace un recorrido de 5 kms. durante unos 45′ desde el Parque Cinegético Collado del Almendral.


Ya se nos hizo un poco tarde para seguir viendo los miradores, cuando de todas manera la día siguiente de camino hacia nuestro destino pasaríamos por ellos.
Nos fuimos para Arroyo Frío y antes de nuestra cena en el hotel nos tomamos un cerveza en un bar del animado pueblo.

Ir a 

Página Principal
Capítulo I

Capítulo III

Si quieres leer más visita: Fuente Original

Obten nuestras Ofertas Especiales
en tu email