4 DÍAS EN LA REGIÓN DE OCITANIA (FRANCIA)-CAPÍTULO II – TOULOUSE

CAPÍTULO II – TOULOUSE

Página Principal
Capítulo I
Capítulo III

Día 2º) Sábado 09/11/2019 -TOULOUSE

Para hoy habíamos reservado un Free-Tour con la empresa Guruwalk.


El punto de encuentro era en el Plaza del Capitolio a las 10:00, como habíamos llegado un poco pronto nos dimos una vuelta por la plaza donde había unos puestos que pensábamos que eran un mercadillo, pero para entrar a él había que pasar unas vallas con un vigilante que te hacía mostrarle el bolso, algo un poco extraño para no ser un edificio cerrado o público ni con abono de ningún ticket. Había un par de accesos en toda la plaza.


Una vez dentro vimos que era una feria de miel ecológica y todas sus variantes de alimentos realizados con este producto oro como base. No compramos nada, aunque me gusta, no soy consumidora de miel por su alto valor calórico y aquí eran productos muy caros.
La plaza del Capitolio, cada día, según el día de la semana que vayas te podrás encontrar un tipo de mercado u otro.Es el más antiguo de Francia, celebrándose desde hace más de treinta años.
Los martes y sábados, un mercado de productos biológicos en el que, agricultores locales ofrecen sus mejores artículos de alimentación, como frutas, huevos, carnes o quesos, siempre de procedencia ecológica.

Los miércoles se dan cita más de ochenta expositores para ofrecerte ropa, libros antiguos, joyas, discos de vinilo, alfombras y elementos de decoración, entre otros curiosos objetos.


Así como puestos de flores todos los días por las mañanas menos los lunes.


Los tolosanos estarán encantados de tener en esta maravillosa plaza tan accesible un mercado de estas características, pero a mi personalmente como turista, me da mucha pena que se utilice esa plaza para estos eventos cuando podrían hacerlo en alguna otra explanada más a la afueras o una plaza no tan bonita ni famosa, que le quitan toda la vista durante la mayor parte del día y no podemos sacar buenas fotos sin que se entremeta alguna casetilla del mercado.

Después pasamos por la oficina de turismo a recoger planos e información, se encuentra en el mismo edificio del ayuntamiento pero por la cara opuesta a la plaza del Capitolio, un chico que hablaba español nos atendió muy bien.


Antes estaba en el propio Torreón Donjon, justo enfrente de donde se encuentra ahora, en la animada plaza-jardín Charles de Gaulle.


La antigua Torre de los Archivos tiene un campanario estilo flamenco (de pizarra) atípico en una ciudad donde prevalecen el ladrillo y los tejados cubiertos de tejas y con poca pendiente.

Torreón Donjon

A las 10:00, puntualmente estaba allí con su paraguas rosa nuestra guía, Lady Diana, chica de origen peruano pero una conocedora muy buena de la historia y cultura Tolosana, simpática que nos hizo el tour muy ameno y divertido.


El grupo era un poco numeroso pero fue llevadero.


El tour comenzó como no podía ser de otra manera por la Plaza del Capitolio.


Nos explicó cada detalle de la fachada del grandioso edificio del Capitolio, donde se encuentran el teatro y la sede del actual Ayuntamiento, sus columnas, sus esculturas, etc.

Edificio del Capitolio (Ayuntamiento)

Otras imágenes de la plaza del Capitolio



Una de las calles que dan a la plaza, la Rue Saint -Rome, es la más antigua de la ciudad.

La plaza ha sido objeto de una renovación reciente y está decorada con una cruz occitana en el suelo, también llamada Cruz de Languedoc, Cruz de Forcalquier o Cruz de Tolosa, dibujada por Raymond Moretti, que representa a los doce signos del zodiaco, los doce meses del año y las doce horas del día. 


Nosotros no pudimos verla bien en ese momento por el mercado, porque aunque los puestos no abarcan toda la plaza, sólo los laterales, no dejan acceder al centro, está vallado.




Un detalle muy curioso de la plaza es que el municipio ha exigido a los comercios respetar el lugar y armonizar sus logos en latón, entonando con el escudo central, así, no se ha desfigurado la plaza y en ella domina el rojo del ladrillo. Este es uno de los pocos lugares donde el logo de un McDonald’s por ejemplo, no es amarillo sobre fondo rojo.



Continuamos por los soportales donde todo su techo está decorado con unos frescos del mismo autor que el escudo del centro de la plaza. 



El recorrido bajo estas pinturas permite conocer la violencia y la belleza de la historia de Toulouse. Veintinueve cuadros coloridos y brillantes recuerdan los grandes momentos de la vida de la ciudad. 

Estos frescos fueron terminados en 1997.

A continuación nos dirigimos por la calle del Toro hacia la Basílica de San Sernin, primero paramos en el hotel Gran Balcón famoso por varias cosas, entre ellas porque en el último piso se alojó Antoine de Saint-Exupéry, autor del Principito, durante los tiempos de la aéropostale. 


Calle del Toro, una una de las calles más emblemáticas de la ciudad por ser una de las arterias principales que cruza todo el casco histórico de Toulouse y que une la plaza del Capitolio con la Basílica de San Sernin.

Diana nos contó la historia de donde procede el nombre del Toro de esta calle y su relación con San Sernin, cuyo martirio, según la leyenda, consistió en ser arrastrado por un toro salvaje. En el lugar donde cayó su cuerpo se alza hoy la iglesia del Taur, a medio camino entre Capitole y Saint-Sermin.

.

Toulouse recibe el nombre de «la ciudad rosada» por el material utilizado para la construcción de la mayoría de sus edificios, el ladrillo rojo. Al estar en una llanura lejos de las rocas de los pirineos, el material más barato para construir la ciudad fue el ladrillo rojo visto, extraído del río Garona.


Fachada de la Iglesia del Toro en la propia calle, la veríamos por dentro al terminar el tour.

Esta calle también fue muy importante para los españoles, por encontrarse allí la sede del PSOE durante los años de la dictadura franquista.

Aparte del ladrillo rojo de Toulouse, otra de las características de sus edificios es el color de la pintura para sus puertas, ventanas y contraventanas, el azul-celeste o azul pastel, obtenido de la planta llamada Isatis Tinctoria.

Nos contó la guía, que antiguamente Toulouse fue una ciudad muy rica debido a esta planta. Tiene unas flores amarillas y de sus hojas se saca el tinte para lograr la tonalidad azul perfecta.


Dicha planta se localizó por primera vez en el s. XVI en el sur de Francia, concretamente en la región de los Midi-Pyrinées. 

Dada la calidad del tono obtenido, los mercaderes del lugar no tardaron en comenzar a exportar sus creaciones por toda Europa, logrando con ello una gran riqueza.
Esto hace que se utilizara este bonito color para todo, aún hoy día hay muchas tiendas dedicadas a este color que todos los artículos que venden no se salen de esta gama.
Finalmente, llegó el índigo desde América y la planta de pastel cayó en desuso, ya que igualmente se podía extraer la tonalidad con menos costo.

Llegamos a la Basílica de San Sernin. Es la iglesia románica más grande de Occitania y la segunda más antigua de toda Francia después de la abadía de Cluny y es una de las cinco joyas del románico francés por excelencia.


La girola y las criptas albergan el tesoro de las reliquias más importantes conservadas en Europa, declarada patrimonio mundial por la Unesco.

A diferencia con otros tours, Diana nos daba tiempo libre para visitar por dentro algunos de los edificios más importantes, de ahí que siendo Toulouse una ciudad pequeña, o al menos el casco antiguo o lo más interesante para el turista, tuviera una duración de unas 02:30 horas aproximadamente, con lo que ganábamos tiempo y no teníamos que volver a visitarla por dentro si no queríamos.

 

De nuevo por la calle del Toro, nos dirigimos al Convento de los Jacobinos. Este convento construido en los siglos XIII y XIV por el orden dominico alberga una «palmera» de piedra incomparable.


Detalle de sus paredes.

Frente al Convento de los Jacobinos, La bonita fachada recién restaurada del College Pierre de Fermat.

La siguiente parada sería a la altura de la Iglesia de la Dorada para explicarnos sus puentes, el antiguo embarcadero y divisar una de las vistas más bonitas de la ciudad,


He aquí algunos fantásticos  edificios camino de la Dourada, el primero en Place de la Dourade y los dos siguientes en Rue Jean Suau.

Y llegamos a otro de los iconos de la ciudad tras la plaza del Capitolio, es el conjunto que forman las orillas del río Garonnne (Garona), con sus puentes, diques y muelles construidos a lo largo del siglo XVIII, o antiguos puertos como los de la Daurada y Saint-Pierre.


El puente que vemos al fondo es el de San Pierre, el más nuevo de la ciudad con la bonita cúpula de la iglesia Saint Joseph de la Grave, que se divisa desde muchos puntos.

      

En el muelle junto al río o Quai de la Daurade, es un lugar donde tanto turistas como tolosanos se reúnen para ver la puesta de sol. 


Suerte que ese lugar lo han recuperado como parque para ocio o paseo al quitar los aparcamientos que había. Aún podemos ver restos del antiguo embarcadero.

El puente Nuevo de Toulouse (Pont-Neuf ) es el puente más antiguo que atraviesa el río Garona. Servía antiguamente de entrada a la ciudad, uniendo el casco antiguo con el barrio de Cours Dillon a ambos lados del río. 

El edificio de enfrente del Pont Neuf, en la otra orilla del Garona, es el antiguo Hotel-Dieu Saint-Jacques, actualmente Hospital Universitario, con los vestigios del antiguo puente de la Dourada.

A destacar la figurita roja sentada en el primer arco.


Plaza e Iglesia de la Daurada. 


La basílica Notre-Dame de la Daurade es la sucesora de un templo pagano y de un monasterio benedictino. Convertida en iglesia consagrada a la virgen, fue decorada con una capa compuesta por trocitos de mosaico sobre fondo de pan de oro que le dio su nombre: «Deaurata» que significa cubierta de oro.


El edificio actual data del siglo XVIII. Es una basílica de una sola nave con capillas a ambos lados que alberga una sorprendente Virgen Negra que los Tolosanos siguen venerando con mucho cariño.


Nosotros no pudimos verla porque según nos dijo Diana, sólo la abren los domingos para la celebración de las misas.

Edificios en la rue de L’Echarpe


Una pequeña curiosidad: También roban ruedas de las bicicletas en Toulouse

Continuamos caminando hasta la siguiente parada que sería el Hotel D’Assezat.

Se encuentra ubicado entre la Rue de L’Echarpe y la Rue de Metz.

Magnífico palacete del siglo XVI construido por Nicolas Bachelier para Pierre d’Assézat quien hizo fortuna con la planta tintórea o hierba pastel que he explicado antes.


Esta mansión alberga la Fundación Bemberg, museo privado que expone permanentemente una interesante colección de cuadros, estatuas de bronce y objetos artísticos.


Volvimos por la tarde para ver la exposición pero aunque estaba abierto ya era un poco tarde para realizar la visita y no nos dejaron pasar.

Con Diana sólo accedimos al patio central donde nos explicó su arquitectura, a destacar la pared de la izquierda donde se encuentran los tres tipos de columnas más conocidas, dóricas, jónicas y corintias.


  

Edifico haciendo esquina con la Calle Metz y Des Marchands

Otro bonito edificio en la calle Metz, es el Museo de los Agustinos, actualmente cerrado por restauración.


Aquí justamente fue el punto final de nuestro tour, nos despedimos de Diana y el grupo, le dimos por su fantástico trabajo 10€, comentado con otros compañeros, es lo que usualmente le suele dar la mayoría de la gente.


Nos dio una hoja con algunas sugerencias para comer, tanto de comidas típicas como restaurantes más famosos, así como otros bares para vinos, cafés, etc.

Hoy era el día que queríamos comer el famoso Cassoulet. 


El cassoulet de Toulouse es la gran especialidad culinaria de la cocina local. 


Ir a esta ciudad implica comer un cassoulet. Se encuentra en los menús de muchos restaurantes. Su receta cambia de un restaurante a otro pero siempre lleva las ricas alubias blancas, el confit de pato y la salchicha de Toulouse.


Nos dirigimos al restaurante que nos recomendó Diana, La Cueva del Cassoulet, podéis verlo por el enlace.
Como su nombre indica esta en una cueva, pero cuando llegamos estaba todo reservado y no pudimos coger mesa.
Tuvimos que improvisar por Google qué otro restaurante había por la zona donde pudiéramos comer un buen Cassolet y nos dirigimos a Mare aux Canards en el núm. 14 de la Rue des Gestes.
Cuando llegamos el restaurante estaba casi lleno y con reservas pero como sólo eramos dos nos buscaron una pequeña mesita.
El personal no era muy agradable ni el servicio fue rápido, sólo había dos señoras sirviendo y estaban un poco desbordadas, pero cuando llegó nuestro plato tan esperado, casi se nos caen dos lagrimones.
Estaba exquisito. La cazuela que veis nos costó 34€ las dos raciones, con tres copas de vino y un café pagamos un total de 51€.


El cassoulet se llama así por el nombre del recipiente en el que se guisa: la cassole. Es un recipiente de barro cocido fabricado por los alfareros de Issel, un pueblo que está a 8 km al norte de Castelnaudary.


Es una cazuela con propiedades aislantes y que reparte de forma uniforme el calor a todo el recipiente, ideal para cocer a fuego lento.


Aunque como veis en la foto, a nosotros nos lo sirvieron en una cazuela normal y corriente.


Para comenzar las visitas de por la tarde habíamos decidido ir al Jardín japones, realmente no es un sitio de paso, queda un poco alejado del centro.

Una amiga me comentó que en Toulouse hay una especie de microbus pequeñito, gratis, que bordea todo el casco histórico que puedes bajar o subir cuando te apetezca, aunque tiene unas paradas establecidas, si lo ves venir puedes levantar la mano y te recoge.
Lo pregunté en la oficina de turismo y me lo confirmaron.
Este es el recorrido de la Navette. Funciona de lunes a sábado de 09:00 a 19:00.

Pensamos que dada la distancia hasta el jardín japonés era el momento de tomar la famosa navette, como así se llama y nos fuimos a la parada de La Dourada, tanto en el cartel de la parada, como en el folleto entregado por la oficina de turismo, ponía que la frecuencia era cada 10′.
Estuvimos esperando 40′ y no llegó ni tampoco la habíamos visto por la ciudad en toda la mañana, no se que pasaría ese día, si por alguna razón no funcionó, tuvimos mala suerte, así que decidimos ir andando.
En principio estábamos a casi 2 kms. que lo hicimos mas largo porque se nos apetecía pasar por los dos puentes más famosos.


Comenzamos por el Puente nuevo para atravesar a la otra orilla del Garona para volver por el de San Pierre.


Vistas desde el Pont Neuf, la primera foto el río Garona con el Puente de San Pierre al fondo, el segundo los jardines del Hotel-Dieu Saint-Jacques.

Al finalizar el puente, en la Plaza de San Pierre te encuentras estas maravillosas vistas.


Edificio en el Quai de Saint Pierre que da acceso a la Rue de la boule

En nuestro recorrido hacia el jardín japonés pasamos por el canal de Brienne que es una vía artificial de agua. Este canal se extiende a lo largo de 1,6 km por el corazón de Toulouse, desde aguas arriba del Bazacle (paso del Garona) hasta su descarga en el Port de l’Embouchure, punto de encuentro con el Canal del Midi.

Por fin llegamos al jardín japones.

Ha sido clasificado oficialmente como un «jardín notable de Francia» y el ganador del gran premio en 1993. Aunque es muy pequeño (se encuentra dentro de un parque más grande)

En el interior del pabellón hay una amplia explicación sobre el diseño y los elementos del jardín, y cómo se respetan las normas tradicionales japonesas.


Este jardín representa una réplica de los jardines existentes en Kioto (Japón), construido entre los siglos XIV y XVI. Contiene todos los elementos característicos: el mundo mineral, el mundo vegetal y el mundo acuático con elementos decorativos típicos como un muro perimetral, un puente, linternas y un pabellón de té.


El parque aunque era bonito, no tiene nada que ver con algunas fotografías que había visto en Internet con días soleados. 


También influyó el que nosotros hemos tenido la suerte de ver los jardines originales en Kioto en nuestro viaje a Japón, que después de eso ya no me sorprenden estos, sí tuve mucha nostalgia por los bonitos recuerdos de nuestro viaje al país nipón.

Tres bonitas esculturas, las dos primeras dentro del parque: un Ave y monumento a Picasso, la tercera a las afueras del Parque, Carlos Gardel, ya que el famoso cantante «argentino» nació en la ciudad de Toulouse.

Detalle de la pareja bailando tango en la palma de la mano de Gardel.

Otra bonita fachada en Rue Emile Cartailhac con las contraventanas color pastel, como no podían faltar.

Plaza de San Sernin. Parte trasera de la Basílica

Por fin llegamos de nuevo a la Iglesia Notre-Dame du Taur, en la calle del mismo nombre, la cual encontramos abierta y pasamos a verla.

Según la leyenda, el edificio fue construido en el lugar exacto donde el cuerpo de San Saturnino (Sernin), patrón de Toulouse, se separó del toro que arrastró al mártir hasta su muerte.


Notre-Dame du Rempart


Precioso el cuadro de El martirio de san Saturno», por Jean-Louis Bézard

Aún nos quedaba una de las visitas importantes, La Catedral, así que nos dirigimos a ella, el paseo por el casco histórico fue muy agradable, paseamos por las calles comerciales y vimos algunos interesantes edificios.

Fachada conservada con fuente y 4 columnas que no se su significado se encuentra en la plaza Puits Clos


Proseguimos hacia la Catedral. Este edificio que se encuentra en la Rue D’alsace Lorraine es el de la Asociación Lubavitch, una organización judía.

Aquí la Fontaine Boulbonne, que se encuentra en el núm. 41 de la Rue Boulbonne

Y ya cerca de la Catedral, llegando a la plaza de Saint Etienne, nos encontramos con esta bonita fachada y edificio haciendo esquina con la Rue Boulbonne.


Iglesia fuertemente desconcertante ya que su edificación ha durado cinco siglos, del siglo XIII al siglo XVII, durante los cuales las concepciones arquitecturales han conocido importantes transformaciones. Se entra en la catedral por la nave llamada Raymondine, de estilo gótico meridional con su amplia nave única. La segunda parte del edificio, constituida de un amplio coro, ha sido construida en el estilo del gótico del Norte rivalizando con las grandes catedrales. 

Está enterrado Riquet,arquitecto del Canal du Midi.

La catedral contiene elementos ornamentales interesantes: vidrieras, tapicerías, cuadros, un gran rosetón, un precioso órgano colgado a 17 metros de altura, y 17 capillas.


Y junto a la Catedral El Paclacio Archiepiscopal de Toulouse

Esta es otra de las muchas tiendas Pastel que nos encontramos tanto en Toulouse como fuera de ella. Esta concretamente es en la Rue Metz


Nos dirigimos al Hotel D’Assezat y como comenté antes, aunque eran las 17:50 y no cerraban hasta las 18:30, ya no nos dejaron ver la exposición Bemberg.


Después de tomarnos una cerveza y comprar un bocadillo en el súper, nos fuimos para el hotel que había empezado a llover y no estaba la noche para andar mucho por ahí.

Creo que el agotamiento ya era justificado, habíamos caminado en todo el día la friolera de 17,420 kms.



Si quieres leer más visita: Fuente Original

Obten nuestras Ofertas Especiales
en tu email